• Concurso Fotografías
       Ediciones Anteriores


       • Concurso Cuéntanos tu historia
       Ediciones Anteriores








¡Síguenos en Facebook!

Concurso "Cuéntanos tu historia" Hill's-ANAVET 2010

Consulta las BASES y lee las historias presentadas hasta el momento.

        


9ª Historia: ''Es mi vida''

No tuve precisamente una infancia y una adolescencia digamos “adecuada”. En vez de vivir el presente siempre he vivido mirando atrás o preocupada por lo que pasará más adelante... Y luego, bueno, se supone que tendría que haber estudiado una carrera y ser “algo o alguien” en la vida... pero no hice nada de eso.

Está claro que siempre me han gustado los animales. Pero no sé, supongo que es mucho más que todo eso. Tengo 26 años y desde que Linda, mi gatita está conmigo hace ya 17 años, me he dado cuenta de muchas cosas: la amistad y fidelidad incondicional que un animal siente hacia ti; no te traiciona, te respeta de cualquiera de las maneras, te quiere, te das cuenta de que el animal vive por y para ti. Cuando miro a un animal a los ojos, la expresión de su rostro, yo siento una gran empatía,es como si yo en otra vida hubiera sido un animal, y quién sabe, pues ya sabemos qué fuimos en nuestros orígenes, je, je...

Cuando hice el curso de ATV, lo hice por satisfacción propia; jamás pensé que me dedicaría a esto. Y hoy que al final es en lo que trabajo, no me arrepiento en absoluto,a pesar de las condiciones laborales en las que sabemos que nos encontramos los ATVs actualmente y a pesar de que en los malos momentos, cuando veo animales que están tan malitos, o el querer y no poder de los dueños que les convierten en víctimas, se me cae el mundo al suelo.

Mi gatita ha pasado 3 veces por quirófano y hoy tiene insuficiencia renal. El día que me tenga que separar de ella, será la decisión más dura de mi vida. Pero sé que lo que ella me ha aportado en la vida, nuestra vida juntas, sólo han sido cosas buenas:sonrisas, lágrimas, amor y cariño.

Y si digo que es mi vida, es porque hoy por hoy mi oficio, mi Lindita, los animales con los que trabajo, ocupan el 70%de mis pensamientos diarios, y no hay nada que me haga sentirme más llena (sea felicidad o tristeza) en mi vida.


      


8ª Historia: ''Noel cambió mi vida''

Yo trabajaba en una empresa grande donde mi trabajo era atención telefónica, era un trabajo que no me gustaba, en este periodo de mi vida ya tenia a mi lado a Noel, un maltés precioso, muy bueno, cuando tenía 6 años me dijeron que Noel tenía cushing, al día siguiente me fui al trabajo a buscar en Internet lo que era esa enfermedad y me derrumbe, empecé de inmediato con su tratamiento, al poco tiempo me confirmaron que tenía también diabetes, no entendía porque le pasaba todo al él, yo quería ayudarle más, quería saber más sobre lo que le sucedía, hay fue cuando decidí estudia ATV, lo hice para cuidar mejor a Noel, siempre me ha gustado esta profesión pero creía que yo no iba a ser capaz de realizar ese trabajo, termine el curso y empecé hacer las prácticas en una clínica veterinaria de mi localidad donde trataban a Noel, me di cuenta que me gustaba mucho ese trabajo.

En este momento de mi vida empezaba a ver un poco de luz, pero entonces me dio un brote de fibromialgia que me dejo en casa 7 meses, la depresión y el dolor se apodero de mi, si no hubiera sido por Noel no hubiera salido de la cama, sabia que él me necesitaba, que él tenía que salir a dar sus paseos, y él quería hacerlo conmigo, y yo necesitaba estar con él, y me hizo salir de todo eso. Me hizo replantearme mi vida, pedí una excedencia en mi trabajo, seguí haciendo prácticas hasta que encontré trabajo en un hospital veterinario, ahora trabajo en la clínica donde hice las practicas y donde iba con Noel.

Mi vida ha sido dura, como tantas, a los 19 ya había perdido a mis padres, tuve que dejar de estudiar y ponerme a trabajar donde pude, cuando me trajeron a Noel siendo un cachorro me alegro la vida, me di por completo a él, le adoraba, cuando le diagnosticaron su enfermedad sabia que tenia que luchar más que nunca por él y que tuviera una buena calidad de vida, hasta que hace 6 meses la enfermedad pudo más que él y se me fue en mis brazos, me pude despedir, hasta el ultimo momento estuvimos juntos, se le paro el corazón , ese corazón tan grande que tenia. Para mi Noel era toda mi vida, era mi dedicación, mi preocupación constante por que estuviera bien y no le pasara nada, le quería muchísimo, bueno le sigo queriendo, porque no hay día que no llore su ausencia, y todos los días le doy las gracias por cambiar mi vida, gracias a él me recupere de una enfermedad y estoy realizando un trabajo que me gusta, ahora seria feliz pero no lo puedo ser porque tengo muchas ausencias. Solo una cosa más decir a Noel este donde este que le quiero mucho.

También quiero dar las gracias a mis jefes que me dieron la oportunidad de cambiar mi profesión y también mi vida: Carlos y Aurora, a mis compañeros que me hacen la vida más dulce Mayra y Marta, y por supuesto al que me apoyo en todas estas decisiones y me animo a que lo intentara, Molina.
Gracias a todos.


      


7ª Historia: ''Mi dulce final''

Me llamo Roky, soy un Pastor Belga de 11 años y os voy a contar mi historia.

Hace algo más de cuatro años me llevaron a una clínica para eutanasiarme, porque mi amita no se podía ocupar de mi, entonces entró Laura en mi vida, regalándome esos maravillosos 4 años. Llegué a casa y me esperaban Kela y Luna, dos perrunas muy salás(para mi pesar estaban esterilizadas). Viví momentos inolvidables, saliamos al campo, corríamos detrás de los conejos....mi amita nos cuidaba mucho. Ella supo ver mi cojera y me llevó rapidamente al veterinario donde después de algunas pruebas y tratamientos me detectaron un osteosarcoma. Tuvieron que tomar la decisión de amputar mi extremidad anterior izquierda pero pronto me adapte a mi nueva vida, segui siendo un perro alegre y juguetón. Empezamos un tratamiento intravenoso de quimioterapia y aunque al principio parecia que todo iba bien, en mi ultima sesión detectaron metástasis en mi piel, ademas de presentar debilidad en las extremidades posteriores.

Ante esta situación tan dolorosa para mi, mi amita tomó una dificil decisión pero la mejor para mi. Prefirió sufrir ella a que sufriera yo, y me quedé dormido en sus brazos.

Quiero agradecer todo el cariño y el apoyo que me prestaron el equipo veterinario de Veracruz y Canelia, los cirujanos que me operaron y mi amita que fue mi mejor regalo.


      


6ª Historia: ''¿Una obligación? Una satisfacción''

Hola soy auxiliar hace 14 años, yo no tenia ninguna intencion de dedicarme a esto, a mi me gustaba el arte, el dibujo, todo lo relazionado con lo artisitico, pero un dia se me presento la oportunidad de trabajar en una clinica, ¿de que? pues no lo sabia, mi hermano llevaba casi 5 años en esta clinica y no encontraban a nadie para ocupar su puesto, pues el se marchaba al servicio militar. Despues de convencerme mi hermano de que el trabajo estaba muy bien, y de que los pacientes eran un amor ( no los dueños), decidi acudir a una entrevista, y buala con un poco de enchufe entre en esta clinica.
Poco a poco fui descubriendo lo apasionante que era cada dia saber un poco mas de los animales, sus curiosidades, sus necesidades y lo mejor saber que con una buena formacion podria ayudarles en tantas cosas.

Mostrarles a los propietarios de las mascotas la importancia de una buena nutricion y es más hacerme un hueco entre los veterinarios, que me dejan asesorar a los clientes en este punto, gracias ha haberme formado adecuadamente.
Ademas tambien me encanta estar en quirofano, de ayudante y saber como actuar en cada momento, todo esto lo he ido consiguiendo poco a poco y formando en las distintas jornadas que se dan para auxiliares.

Tengo un gran equipo veterinario en mi clinica que me ha enseñado muy bien cual es mi trabajo, y no solo se trata de atender bien a un cliente, sino asesorarlo y que entienda lo que tu le estas explicando.Los clientes de mi clinica que me conocen desde min comienzos muchas veces me piden consejo sobre temas de su animal, como si yo fuera parte importante de su decision.
Como veis estoy encantada del cambio que dio mi vida y agradezco a mi hermano que me convenciera para hacer la entrevista, pues sino nunca se me hubiera ocurrido entrar en este mundo.

Un auxiliar es una parte muy importante en una clinica, pues facilitamos el trabajo a los veterinarios, e intentamos hacerles las cosas un poco mas faciles, en ningun caso queremos ser pequeños veterinarios, solamente queremos ser auxiliares y hacer bien nuestro trabajo.


      


5ª Historia: ''Las baldosas de mi camino...''

Mi camino como Auxiliar veterinario está formado por baldosas con el nombre de vocación, amor por los animales, trato al público, organización, interés por la medicina veterinaria, trasmitir conocimientos, educación de propietarios, fortaleza psicológica, delicadeza y paciencia. Mi trabajo diario engloba todos estos términos, todos son necesarios.

Empezé a andarlo por vocación, por el amor hacia los animales, asi decidí estudiar Auxiliar Veterinario. La posibilidad de poder apoyar al veterinario en sus funciones y ayudar a mejorar, sanar y salvar vidas de animales fue lo que me envolvió en este mundo, además de haber tenido la suerte de compartir parte de mi vida con Teddy, un perrito mestizo que me mostró durante casi 16 años lo importante que es, para los que tenemos la suerte de convivir con ellos, su salud y bienestar.

Tras terminar el curso descubrí el gusto por la medicina veterinaria, por querer seguir leyendo, estudiando, asistiendo a cursos, charlas, seminarios... investigando todas las áreas en las que pudiera ayudar como auxiliar. Etología, nutrición, urgencias...

Después llegó mi primer contrato con el que pude comprobar el alto nivel de estrés de una clínica veterinaria. La organización como pilar básico en mi trabajo, no parar un minuto, optimizando cada segundo. Al final del día, ver que todo ha ido correctamente, es una gran satisfacción.

El trato al público aconsejando, mostrando nuevos productos, incluso educándoles para mejorar la vida de su mascota es una parte muy agradecida. Cambiar opiniones, experiencias donde puedes tanto enseñar como aprender.

El punto que más valoro de mi trabajo es cuando hay que ser paciente y delicado. Tratar a los pacientes en la consulta o en hospitalización. Su nombre es lo primero, tranquilizándole y haciéndole su estancia más cómoda, limpia, agradable y sobre todo controlada.

Por último, el momento en el que se requiere más fortaleza psicológica: La eutanasia. Estar presente para dar la mayor dignidad en el proceso, apoyar al paciente y al propietario en todo lo indispensable antes, durante y después.

Cualquiera de estas pisadas del camino son las responsables de que me encante mi labor, pero sin duda alguna, el mayor responsable es ese momento cuando ves la mirada de un perrito o gatito que te necesita y pones todos tus conocimientos en marcha para ayudarle junto al veterinario.


      


4ª Historia: ''Contigo aprendí...''

Mi historia no empieza como muchas, diciendo: yo desde pequeña quería ser… mi historia empieza hace un año y medio, cuando un pequeño ser aparece en mi vida y me hace descubrir un mundo alejado de la banalidad y el materialismo.

Cuando creces en un hogar dónde no hay cabida a ‘’sentimentalismos’’ ni tiempo para pensar en ellos, te conviertes en un adulto un tanto frío e inseguro, con una falta enorme de cariño pero sin la capacidad para pedirlo. Así es como me sentía yo hasta que llegó Arwen a mi vida. Puede ser, y a menudo por desgracia lo es, que un cachorro precioso sea un capricho de una niña mimada, quizás mi caso empezó así, pero parece mentira como con el tiempo ese peluche con vida se ha convertido en el mejor terapeuta que puede haber. Ella me ha hecho ser mejor persona, me ha hecho ver que existe el amor incondicional, y me ha hecho sentir que haga lo que haga ella siempre estará ahí para mí y siempre querrá que yo esté ahí para ella.

Y tal cómo apareció en mi vida, y la cambió, yo decidí cambiar el rumbo de mi vida. Así que con 25 años dejé un trabajo fijo en plena crisis para estudiar veterinaria. Ahora, un año después tengo la suerte de sentir que tomé la decisión acertada, a pesar de las muchas críticas que recibí, finalmente puedo trabajar de algo que realmente me llena y me hace sentir orgullosa, y es que el trabajo de un auxiliar va mucho más allá de ayudar al veterinario… Se basa en ver lo que unos ojos expertos pueden no percibir, en dar el calor que a menudo falta en un quirófano, y sobretodo en hacer ver al animal que todo lo que hacemos es por su bien… Y es un trabajo que no siempre es fácil y cómo en todos los trabajos, por desgracia, no siempre sale todo bien… Pero después de un duro día, cuando llego a casa sucia, despeinada y oliendo a perro, me llevo la mejor recompensa, un lametón gigante de mi niña.


      


3ª Historia: ''A mi gran amigo''

Hace 10 años que falta, siempre recordare sus ojos marrones y su mancha en la frente. Me hice auxiliar de veterinaria por él, para intentar que no volviera a pasar a nadie lo que a el.

Mi gran amigo se llamaba Roy, era un pointer precioso, blanco y canela, que mi padre un día me trajo a casa lleno de barro, con 2 meses de edad. Le puse el nombre de una caja de zapatos en la que ponía Roy Lumen.

Desde entonces fuimos inseparables dormía a los pies de mi cama, me despertaba por las mañanas tirando de la manta, incluso cuando me ausentaba de casa algunos días era capaz de pedir a mi madre que me llamara por teléfono para oírme.

Un día en el veterinario vieron que tenía heridas en cara y al poco diagnosticaron leishmania.No nos dijeron que había que tratarlo, ni que teníamos que hacerle controles, ni que esa enfermedad era de por vida.

Al tiempo, no sabría decir cuánto, una noche mi amigo se acerco a mi cama, y me beso en la cara, le pregunte que le pasaba y al mirarlo vi que respiraba mal y con mucha dificultad, lo cogí corriendo le subí al coche y lo lleve a urgencias, tenía problemas graves cardiacos, estuvo ingresado 3 días y su deterioro fue alarmante.

Ese día de septiembre, tuve que tomar una de las decisiones más duras de mi vida , dejar que mi amigo dejara de sufrir , fue a mi lado y solo se durmió y no volvió a despertar ,desde ese día decidí que me volvería a pasar algo así por no saber ,y mi amor por mi amigo y a los animales han hecho que hoy sea una Auxiliar volcada en su trabajo , estudiando y aprendiendo cada día .Ahora tengo a Thor y la mala suerte a querido que el también tenga leishmania , pero ahora es diferente, esta tratado, controlado, por mi misma, y tiene una larga y buena vida por delante todos los años que le queden.

Gracias amigo, siempre estas presente.


      


2ª Historia: ''La historia de Borroca''

Recuerdo que en mi primer día de clase en el curso de ATV, el profesor nos pregunto ¿Por qué queréis estudiar este curso? LA mayoría respondió “porque me gustan los animales”. La respuesta es evidente para todo aquel que se dedique a esta profesión, pero yo lo hice por un solo animal: BORROCA.

Yo empecé estudiando periodismo, al principio me gustaba, pero termino siendo para mí una pesadilla. Al tercer año de carrera termine harta y un día deje de ir a clase. Entonces mi madre me aconsejo que aun estaba a tiempo de cambiar mi vida, que buscara otra alternativa. Entonces pensé en BORROCA.

Borroca es el shar pei de mi hermana. Al principio era feliz y divertido como cualquier cachorro, pero a sus dos meses de vida se puso muy enfermo, con más de 40º de fiebre, y cuando vi que empeoraba llame a mi hermana para llevarlo a urgencias, pero de lo que no nos dimos cuenta es que además de la fiebre tenia las patas hinchadas. Después de dos duros días de hospitalización, su fiebre bajo pero sus patas empezaron a necrosarse... Después de varios meses se determino que Borroca sufría una necrosis dermatológica tóxica. Todas las mañanas me dejaban a Borroca en mi cama, y a pesar que el olor de la piel necrosada era insoportable, yo dormía abrazada a él. Con tratamiento y curas Borroca fue recuperandose. La enfermedad empezó desde sus caderas hasta las patas trasera, hoy está mucho mejor, con alguna herida en sus patas, pero cada vez mejor.

Borroca fue mi motivación, aprendí a curarlo y a quererlo y él me demuestra todos los días su agradecimiento con su cariño y ternura. Así que cuando me paré a pensar en que quería hacer con mi vida tras esos tres años desperdiciados en el periodismo, Borroca me vino a la mente, ya que fue una gran satisfacción personal ayudar a salvar la vida de ese perro. Empecé a informarme y encontré el curso de ATV. Así que me lance, y me matricule. Es entonces cuando empecé a comprender que ese era mi camino, las clases me apasionaban, de sacar suspensos en periodismo empecé a sacar sobresalientes, me gradué como la primera de mi curso. Las prácticas fueron maravillosas, ya que me sentía en mi lugar.

A veces me gustaría dar marcha atrás en el tiempo y haber luchado por estudiar veterinaria. Pero eso no significa que no sea feliz siendo ATV, ya que aunque no pueda operar o diagnosticar, aunque mi contribución sea pequeña, para mí la satisfacción personal que recibo no tiene precio. Gracias a Borroca encontré mi camino.


      


1ª Historia: ''Los sueños se hacen realidad''

Desde niña había querido ser veterinaria. Tenía y tengo una verdadera pasión por los animales por eso todas mis elecciones iban encaminadas a estudiar la carrera...

Llego selectividad y cuando me dieron la nota no lo podía creer, mi sueño se veía truncado: no era suficiente.

Después de mi desilusión inicial decidí decantarme por otra carrera: elegí Ingeniero de minas. Después de dos años me di cuenta de que no era lo que yo quería. Me puse a trabajar y me saque el título de técnico en sistemas informáticos. No era mi vocación pero no me disgustaba utilizar ordenadores.

Entré en una empresa informática a trabajar. Allí conocía a un chico que resultó ser también un amante de los animales. Comencé a hablar más con él y el gusanillo por los animales que había tenido escondido por circunstancias de la vida comenzó a aflorar de nuevo.

Me enamoré de este chico y gracias a su apoyo comencé mis estudios de auxiliar veterinario compaginándolos con el trabajo de informática, sin él no lo hubiera hecho. En ese momento no pretendía trabajar de ello ya que el salario es bajo y no podríamos pagar todos nuestros gastos.

Terminé el curso y no hice inmediatamente las prácticas por el horario que tenía en el trabajo, cada vez estaba más quemada en mi puesto y con más ganas de ser atv.

Al fin decidí comenzar las prácticas y durante unos meses estuve yendo los sábados a una clínica al lado de mi casa. ¡Era fantástico! No podía creer que estuviera haciendo eso. Mi sueño estaba empezando a cumplirse. Pensé que me conformaría con eso y seguiría con mi vida, pero no fue así. Según pasaban los días más a disgusto estaba en la informática y más deseaba continuar siendo auxiliar por lo que no pensé en el salario y me puse a buscar clínicas donde trabajar.

Llegó mi último día en la clínica. Cuál fue mi sorpresa cuando una de mis compañeras me comentó que la hermana de uno de ellos estaba en una clínica en la que necesitaban auxiliar.

Concerté una entrevista con la clínica y se quedaron sorprendidas de que me cambiara a un trabajo ganando menos. – Mi pasión es esto – fue lo que respondí.

A los 3 días me llamaron que me habían cogido. Por fin mi sueño se había cumplido.

Gracias a todos los que me apoyaron y ayudaron a que esto fuera así.


      


© 2007-2014 ANAVET. Todos los derechos están reservados.